Qué es el Chi Kung (Qi Gong) y qué beneficios aporta

con 2 comentarios

Hace ahora algo más de 10 años que de manera fortuita descubrí el Chi Kung (Qi Gong). En ese momento, no tenía ni idea de qué era, ni en qué consistía y mucho menos qué era la Medicina Tradicional China. Sin embargo, rápidamente supe que quería adentrarme en él, había descubierto algo hasta entonces desconocido para mí, que me favorecía en muchos aspectos. No deja de sorprenderme cómo la vida te va redirigiendo hacia aquello afín y necesario para uno. En mi caso, fue y es el Chi Kung (Qi Gong), una práctica que se ha convertido en una forma de comprensión y aplicación en mi día a día. Pero, te preguntarás, ¿qué es el Chi Kung y qué beneficios aporta?

¿Qué es el Chi Kung?

El Chi Kung es una práctica que hace referencia a una serie de ejercicios físicos habitualmente relacionados con la Medicina China Tradicional, en los que se trabaja la respiración y se logra calmar la mente, logrando un gran bienestar corporal y emocional.

Origen del Chi Kung

El Chi Kung (Qi Gong) tiene entre 4000-5000 años de antigüedad y está integrado dentro la Medicina Tradicional China, al igual que la acupuntura, la digitopuntura o la moxibustión. 

Ya en sus inicios fomentaba el equilibrio energético del cuerpo y mejoraba la salud de los practicantes. Varios documentos encontrados en China en la antigüedad demuestran que era una práctica destacada dentro de la Medicina China. El Chi Kung se basaba ya por aquel entonces en ejercicios que servían para la prevención de enfermedades.

Beneficios del Chi Kung

El Chi Kung ofrece múltiples beneficios: 

  • Fortalecimiento de tendones
  • Mejora del equilibrio
  • Armonía emocional y calma mental
  • Mejora de la postura corporal
  • Rebaja el sistema nervioso
  • Disminuye la presión arterial 
  • Aporta vitalidad a nuestro organismo
  • Y un largo etcétera.

Todavía los beneficios del Cki Kung son interminables, ya que vamos a dar respuesta a todo el conjunto de nuestro cuerpo de una manera suave (sin forzar), profunda e integrativa. Abordando el aspecto físico/fisiológico, que pareciera ser el más evidente, pero también al conjunto mental-emocional y energético. Y es en estos dos últimos, dónde hoy quiero profundizar.

Beneficios para el cuerpo, la mente y las emociones

El hecho de que obtenga una serie de beneficios a nivel físico, considero que es muy fácil de percibir, pero pareciera ser algo más complejo el poder ver/apreciar los beneficios mentales-emocionales y energéticos.

Cuando estamos practicando Chi Kung (Qi Gong) y, aquí no importa tu condición de salud, ya que tanto si una persona está postrada en la cama, como si no es posible aguantar la clase de pie, poco importa pues siempre que lo deseemos vamos a poder practicar Chi Kung (Qi Gong), ajustándose a las necesidades y posibilidades actuales. Por tanto, hay cabida para TODOS. Todo aquel que lo desee practicar, lo va a poder hacer. Pero al final, como todo en esta vida, va a ser cuestión de práctica. En ocasiones, durante la práctica, van a aparecer patrones/conductas que pudiéramos llevar arrastrando durante muchos años y que se están dando en el transcurso de nuestro día. Obviamente con otro telón de fondo, pero, con el mismo denominador común. Es decir, la práctica va a dar la posibilidad de ver cómo actúo en mi día a día, de cara a mí y cómo desde ahí gestiono las posibles incomodidades y cómo tal, cómo responde mi cuerpo ante ello.

El hecho de que siempre tengamos una dolencia “x”, no es casual. El hecho que ante determinadas situaciones tenga siempre un comportamiento “y”, no es casual. Estamos definidos por años y años de vivencias que, acorde a la respuesta que he sabido ir encontrando a lo largo de mi vida (y no te quepa duda de que ha sido la mejor que conocías) es así cómo reaccionamos.

Por ello, lo que os comentaba de que todo es práctica, me venía a referir que a medida que uno va adentrándose en la práctica va teniendo la posibilidad de irse acercando a un yo menos adulterado, a un lugar próximo de calma física-mental, dónde el foco recae en uno. Poco importa lo que pueda estar aconteciendo a mi alrededor, si yo no soy capaz de poder gestionar todo el conjunto interno (mental-emocional) que me está zarandeando. Y obviamente, tenemos la gran capacidad de ir haciendo, pondremos el piloto automático y ejecutaremos. Sin embargo, llega un punto en que ya no funciona. Llega el momento de parar y atenderse. Pues de no parar, muchas veces, el propio cuerpo entra en colapso y nos hace parar. Frecuentemente, cuando es así, no es para nada gustoso, pero sí muy necesario. Y es que serán estos momentos, los que nos permitirán hacer cambios muy profundos si nos permitimos adentrarnos en ellos.

A medida que uno va practicando Chi Kung (Qi Gong) va viendo que no se está igual. De hecho, uno nota una gran diferencia cuando entra a clase y cuando sale de ella. Pero, como decía, si vamos poco a poco practicando uno va viendo que el Chi Kung (Qi Gong) le permite estar en un lugar consigo mismo, en el que el tiempo queda de lado, puedo pretender pensar, pero el pensamiento no tiene cabida pues no se puede seguir sino la naturalidad del propio movimiento. Por el contrario, si uno busca entrar desde el raciocinio en el movimiento va a ser una auténtica frustración. Obviamente, en los inicios, todos pretendemos comprender el movimiento y plasmarlo al 100%. Sin embargo, a medida que se adentra en la práctica uno recae que el Chi Kung (Qi Gong) como la vida es natural, si ESTOY ante lo que estoy haciendo va a salir prácticamente solo. Sin embargo, si estoy haciendo, pero no estoy presente ante lo que estoy haciendo, insisto al igual que en la vida, va a ser muy difícil que pueda estar conmigo y disfrutar de la naturalidad que se va expresando.

La práctica del Chi kung en el día a día

En clase, busco en la medida de lo posible, ofrecer pautas sencillas y ejercicios de Chi Kung (Qi Gong) para aplicar en el día a día. Y es que, si bien es hermoso el poder disfrutar de una práctica conjunta de Chi Kung (Qi Gong) esta hermosura toma todavía más fuerza, cuando voy viendo cómo aplicarlo en mi día a día. Se acaba instaurando como una actitud, una manera de hacer e incluso de ser. Todo trabajo empieza en uno. De ahí que breves minutos que pueda ir concediéndome para mí, para la práctica, para estar plenamente, etc. van a ofrecerme un sinfín de herramientas a título personal. Es decir, nos va a ayudar a comprendernos mejor a nosotros mismo, a sentirnos a gusto y a entender con total amor cómo he ido actuando y actúo en mi día a día. La mirada y comprensión hacia uno va cambiando, va siendo cada vez más dulce y cariñosa. 

Con el tiempo, uno puede percibir que con únicamente la presencia se está realizando Chi Kung (Qi Gong). No es necesario hablar ni moverse. Uno se instaura en la escucha, en el ser y el estar, sin juicios ni expectativas algunas. Sino reconociéndose quién uno es. Ni más ni menos que nadie. Sino que, cada uno tiene su color propio y ahí va la gracia del juego: ¿cuál es tu color? Y es que, todos tenemos una/s característica/s que nos definen como únicos. Cuando uno consigue detectarla, hace que el día a día transcurra de una manera gustosa, ya que hay un reconocimiento propio ante lo que uno es y acontece.

A lo largo de la práctica, se consigue entrar en un espacio-tiempo en el que precisamente el espacio y el tiempo tal como los conocemos desaparece. Es decir, no soy capaz de decirte cuánto tiempo ha pasado, pero sí que puedo decirte que estaba conmigo y con el movimiento, sin juicios ni pensamientos. Es difícil expresarlo en palabras, vendría a ser algo así como un paréntesis temporal ante lo que estaba viviendo. De forma que, al vaciarme del tiempo, simplemente estoy y desde ahí me llevará a ser.

Espero no sea un trabalenguas lo que acabo de decir 😛  Sino, con mucho gusto te daré respuesta! 😉

Otro aspecto que se desarrolla con la práctica, es el que os avanzaba de ese yo no adulterado. Y es que, a lo largo de nuestra vida hemos tenido que ir tomando determinadas corazas o personajes más o menos presentes, pero de alguna manera nos han conformado. Han sido o son mecanismos de supervivencia y bien nos han ido funcionado. 

Sin embargo, llegas a un momento en la vida en que comprendes que, a lo mejor, esos mecanismos no te aportan, sino que más bien es un gran peso que dificulta el avance propio del día a día. Por ello, en el momento en que uno comienza a desprenderse de ellos, permite ir a unos lugares internos desconocidos hasta entonces. Frecuentemente, al inicio es incluso incómodo. Pues estoy habitándome desde un lugar que nunca he explorado y que, por tanto, no tengo ni la más remota idea de qué tengo que hacer. Desde ese vacío, es desde el cuál uno conectará con su auténtico yo. Un lugar hermoso sin igual.

Como podréis ver, el Chi Kung (Qi Gong) es una práctica profunda, pero a la vez muy natural. Fue una de las cosas que me maravilló cuando comencé. No es necesario que fuerce, sino que todo va tomando forma, a un ritmo armonioso. Y a su vez, todo nuestro organismo, tanto el más externo como el más interno, irán tomando forma.

No pretendo, ni muchísimo menos, decir que el Chi Kung (Qi Gong) es la solución para todos los problemas. No es así. Considero que tenemos la gran fortuna hoy en día, de contar con tantas prácticas/herramientas como personas o estilos de personas. Si bien para mí, mi práctica y una de mis grandes herramientas es el Chi Kung (Qi Gong), para otros será el Kung Fu, la pintura, la danza, etc. Al final, se trata de hallar un camino que permita conectar con uno, hallar un lugar próximo a la paz en el que disfrute de estar conmigo, en el que el ajetreo mental se ve inevitablemente reducido. Y para ello, son muchas las posibilidades que nos permiten llegar a ello. Simplemente hay que adentrarse en ese camino que lleva hacia uno, hacia ti.

¿Cómo se practica el Chi Kung?

El Chi Kung busca el equilibrio entre el movimiento y la calma. Por esta razón, los movimientos lentos, la suavidad y la fluidez son elementos esenciales para su práctica. 

Si te preguntas cómo se practica el Chi Kung, te diré que lo mejor es vivenciarlo. Por ello te dejo este video con un breve ejercicio que podrás ver y practicar en casa al mismo tiempo, para descubrir qué es el Chi Kung y cuáles son sus beneficios más inmediatos. Igualmente, si lo deseas, puedes contactarnos para descubrir in situ y probar está hermosa práctica denominada Chi Kung.

Mónica Larruy Carrete – Febrero 2024

Si deseas más información sobre nuestras clases de Chi Kung en Barcelona, no dudes en contactarnos.

2 Respuestas

  1. Núria Soler-Serra
    | Responder

    Clara explicació. Gràcies, Mónica

    • admin
      | Responder

      Un plaer! 🙂

Dejar un comentario