Intestino permeable: síntomas, causas y tratamiento

con No hay comentarios

Después de unos cuantos meses de parón, retomamos a paso moderado la actividad nuevamente por aquí para hablaros del intestino permeable, síntomas, causas y tratamiento. Hoy os traigo un tema sumamente interesante: la permeabilidad intestinal. Vamos a ir viendo qué factores son desencadenantes para que nuestra barrera intestinal se vaya lesionando y qué podemos hacer para evitarlo. 

Hace unos meses fui mamá, y por esa razón, no he podido dedicar a los artículos el tiempo necesario que requiere. Por lo que, a partir de ahora, al menos durante unos meses, dejarán de ser quincenales. Todo y así, os iré compartiendo noticias por aquí, pero con mayor amplitud de tiempo entre un artículo y otro. ¡Y ahora, volvamos al tema de este post! La permeabilidad intestinal, síntomas y tratamiento. 

 

¿Qué es la permeabilidad intestinal y cuales son sus síntomas?

La permeabilidad intestinal es una afectación de la mucosa. Cuando la mucosa del intestino está dañada, puede dar lugar a múltiples alteraciones como: SIBO (sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado), disbiosis, inflamaciones constantes, debilidad, fatiga, imposibilidad de pensamiento claro, imposibilidad de conexión neuronal, y muchos otros síntomas del intestino permeable. 

Si la permeabilidad intestinal se mantiene en el tiempo puede complicarse, dando pie a una hipersensibilidad inmunitaria acabando en, por ejemplo, la enfermedad de Crohn –  una afectación inflamatoria de tipo crónico y autoinmune del tubo digestivo.

 

Causas de la permeabilidad intestinal

Las primeras preguntas que podemos plantearnos son: ¿cómo se puede llegar a producir permeabilidad intestinal? ¿Por qué el intestino, que debería ser una barrera, pasa a ser cómo un colador?

Obviamente, hay un factor importante que afectará al estado del intestino: los alimentos que ingiramos. Pues no todos los alimentos sentarán igual, habrá alimentos con una base ya inflamatoria que basta una pequeña cantidad para producir reacción en el cuerpo, otros que hoy por hoy en el estado en que uno se encuentra el cuerpo no tiene capacidad de absorberlos, etc. Esto sería otro síntoma del intestino permeable. 

Por otro lado, en un alto porcentaje de las patologías en las que se ha llegado a este punto tienen mucha afectación los ejes de estrés. El cortisol, hormona del estrés, puede dañar mucho la pared intestinal. Ello se debe a que cuando estamos en situaciones de estrés,  las paredes se abren para permitir el transporte con el objetivo de obtener la máxima energía para ese momento concreto. Pero si esto se cronifica en el tiempo, pudiendo haber una resistencia al cortisol, generaría que estas paredes se quedarán mucho más abiertas de lo que correspondería. 

Cuando hablamos de ejes de estrés nos referimos a la activación del sistema nervioso simpático y cómo da paso a la activación correcta del sistema hipotálamo-hipófisis-adrenal para producir, en este caso, cortisol para que éste pudiera dar una respuesta para parar el eje simpático hasta resolver. El problema de la alteración del eje de estrés se encuentra en la no desactivación; resistencia al cortisol. Lo podríamos traducir a que ha habido tanto exceso de esta hormona que ahora el organismo se ha “vuelto sordo” a la presencia de esta hormona.

Los ejes de estrés deberían funcionar cuando estamos despiertos. Es decir, sería más habitual que el sistema nervioso simpático y adrenal estuviesen actuando de día para dar una respuesta de: tomar decisiones, correr, salvar la vida, etc. Mientras, de noche deberían estar más bien apagados, ya que no hay necesidad de “correr ante un tigre”.  De forma que, por la noche, debería darse la activación de otros ejes: somático, tiroideo, etc. para poder regenerar el organismo. 

 

Tratamiento para el intestino permeable

Ahora que ya conocemos que es el intestino impermeable, los síntomas y las causas, vamos a conocer el tratamiento. Pero no sin antes hacer una pequeña reflexión que nos ayudará a entender cómo tratar la permeabilidad intestinal. 

¿Qué sucede si uno no tiene un correcto descanso (por los mencionados ejes de estrés), aun teniendo una alimentación correcta? Si existe una permeabilidad consecuencia del estrés, será prácticamente imposible que pueda recuperarse el estado original de la mucosa intestinal. No hay posibilidad de compensar el gran desgaste acumulado de todo el día.

Por tanto, en un tratamiento para recuperar y regenerar la mucosa intestinal desde El camino de Tanit vemos imprescindible abordar los ejes de estrés y un correcto descanso. De no tenerlos en cuenta, por muy buena alimentación y suplementación que se tome, no habrá éxito en el tratamiento.

 

¿Qué hacer para tener un correcto descanso?

Cuando se sufren los síntomas de la permeabilidad intestinal, hay diversos aspectos a tener en cuenta para mitigarlos. A continuación, mencionamos sólo algunos de ellos, pero obviamente serán a valorar en cada persona cuáles son los que necesita en su momento actual:

  • Suplementación con adaptógenos

Los adaptógenos facilitan la adaptación de la persona ante lo que acontece en su día a día para aliviar así el estrés que pueda vivir. La formulación de éstos se suele basar en el principio activo de plantas y arbustos. Algunos ejemplos: rhodiola schizandra, ashwagandha, salvia, grosellero negro, etc.

  • Vigilar las curvas de los biorritmos de la melatonina

Como curiosidad, comentaros que a las 21h comienza el proceso de segregación de melatonina. Por lo que será conveniente evitar horas antes la luz azul que procede de las pantallas. Adecuar los biorritmos de la persona, éstos van a ser diferentes para cada persona, ya que vienen determinados por la sensibilidad que tenga al espectro de luz azul. Y es que, cuanto mayor sensibilidad se tenga al espectro de luz azul más madrugador se es. Y cuanta menos sensibilidad se tenga, más trasnochador se es. Un adecuado biorritmo es imprescindible para tener un correcto descanso, entre otros muchos motivos. Esta sensibilidad a la luz azul es genética por lo que no se puede cambiar, pero sí ayudar a amortiguar/compensar.

Por último, remarcar que cuando hay una alteración del biorritmo nos está dando pistas de qué algo está sucediendo internamente. Por ejemplo, en la esclerosis múltiple es típico que entre un pico alto de sueño a las 15-16h de la tarde pudiendo hacer que después se vaya tarde a dormir, dificultando así la activación de la regeneración durante la noche.

  • Alimentos no tóxicos

El alcohol, algunos medicamentos, componentes añadidos a los alimentos como conservantes, colorantes, edulcorantes, entre otros, son alimentos tóxicos que empeoran la mucosa intestinal. Por ello es importante llevar una dieta sana que evite todos estos componentes. 

  • Reducción de las comidas

Para aquellas personas que realizan 5 o 6 comidas, lo idóneo es reducir el número de ingestas para ayudar a que el sistema digestivo no se desgaste. Pues si constantemente estamos comiendo, no permitimos que el sistema digestivo se regenere, ya que todo el rato está con la labor de digerir.  

 

De estos últimos cuatro puntos, hablaremos con más detalle en el próximo artículo, para poder tratar la permeabilidad intestinal y sus síntomas. Si queréis saber más sobre este tema y sobre su tratamiento, no os perdáis el post del mes que viene.

Suscríbete a nuestra newsletter mensual para que puedas disfrutar de cada artículo. ¡No te pierdas todos nuestros consejos sobre salud y bienestar!

Marca la casilla *
close

Suscríbete a nuestra newsletter mensual para que puedas disfrutar de cada artículo. ¡No te pierdas todos nuestros consejos sobre salud y bienestar!

Marca la casilla *

Dejar un comentario