Funciones de la microbiota

con 2 comentarios

En el anterior artículo descubrimos que es la microbiota intestinal. De hecho, son aquellos  microorganismos vivos de la flora en el intestino que intervienen en el sistema inmunitario, con el fin de proteger al cuerpo de diversos patógenos. Hoy explicaremos también cuáles son las funciones de la microbiota.

¿Cuáles son las funciones de la microbiota intestinal?

Nutrición y metabolismo

  • Metabolismo de macronutrientes: fermentar la fibra que no somos capaces de utilizar, pero que se fermenta en el intestino grueso fabricando ácidos grasos de cadena corta, como el acetato (del que más generamos pero con menor relevancia), el propionato, o el butirato (del que menos generamos pero con mayor relevancia). 

El butirato es un mediador inflamatorio. Regula la respuesta inflamatoria y modula la composición de nuestra microbiota. También interviene en la acetilación y desacetilación de las histonas que intervienen a nivel epigenético.

  • Absorción de minerales: como calcio, sodio, potasio y hierro.
  • Síntesis de aminoácidos esenciales, ácidos grasos, de vitaminas como: A, B1, B2, B5, B6, B7, B12, K, de enzimas. La microbiota es esencial de cara al aprovechamiento de la inserción de suplementación vitamínica.

Función de protección

La microbiota actúa como barrera física y química frente a la colonización por patógenos (tanto los que vienen de fuera como los que tenemos dentro): 

  • Por exclusión competitiva: la microbiota ocupa unos nichos en la capa por encima del epitelio intestinal de forma que los “bichos” que llegan no pueden quedarse ahí.
  • Competencia por nutrientes: se alimentan de los nutrientes que querrían los patógenos.
  • Acidificación medio intestinal: dificultando que crezcan los patógenos, sintetizan sustancias antibióticas naturales (bacteriocinas, peróxido de hidrógeno, lisozima, a veces se adhieren a los patógenos para neutralizarlos).

Función trófica

Es la que le da estabilidad al epitelio intestinal a través del butirato, nutriendo la capa mucosa y permitiendo la regeneración de la capa mucosa y de las células epiteliales. También permite la integridad de las tight junctions (uniones entre las células). Si estas tight junctions se abren, tendremos multitud de problemas pues entrará de todo. Por ejemplo, las enfermedades autoinmunes. Y es que nuestro organismo comienza a reaccionar contra sustancias de nuestro cuerpo, como puede ser a nivel de la tiroides, porque se confunde.

Desarrollo y maduración del sistema inmunitario

Favorecen el desarrollo y diferenciación de órganos linfáticos, estimulan la proliferación de células inmunitarias, estimulan la producción de citoquinas que estabilizan la respuesta de Th1/Th2 y favorecen la síntesis de IgA secretora (“Betadine de las mucosas”).

Neuromodulación

Bidireccional intestino-microbiota-Sistema Nervioso central. La microbiota modula la síntesis de neurotransmisores por el intestino. 

 

Grupos funcionales de microbiota:

 – Microbiota Protectora

Fundamental. Es la resistencia a la colonización y estabilización del medio intestinal.

Actúa como barrera:

  • Barrera física – tapizan la pared del intestino; se asientan en los nichos tróficos del mucus
  • Barrera química (pH) – mantienen el pH ácido con la síntesis de lactato, AGCC (butirato)
  • Sintetizan sustancias bactericidas – bacteriocinas y H2O2
  • Sustrato – Hidratos de carbono

La microbiota protectora vendría reflejada por el “batallón” que nos defiende. Está conformada por:

– Lactobacilluns: Se asientan en el intestino delgado. Ahí sintetizan lactato para acidificar el pH intestinal para evitar que se asienten los patógenos. A su vez, interacciona y neutraliza productos de desecho alcalino.

– Bifidobacterium: Se asientan en el intestino grueso. Aportan ácidos grasos de cadena corta (como el butirato) que nutre el epitelio intestinal. E interacciona y neutraliza productos de desecho alcalinos.

– Bacteroides: Se encuentran a lo largo de todo el intestino. Favorecen el tránsito intestinal. Sintetizan acetato (fuente de energía), proteínas antiinflamatorias, antibacterianas y antimicóticas. Si no tenemos una buena barrera protectora, nos invade de todo. 

– Microbiota Muconutritiva

Mantiene cualitativa y cuantitativamente en buenas condiciones la capa de mucus. El mucus tapiza y protege la pared de la mucosa intestinal. A su vez, el mucus alberga los nichos tróficos de las bacterias intestinales de homeostasis. Y, nutre la capa epitelial del intestino. 

Está conformada por:

  • Faecalibacterium prausnitzi: Gran productora de Butirato (antiinflamatorio). En todas aquellas patologías intestinales crónicas, estará disminuida. Se alimenta de almidón resistente. Por tanto, se puede suplementar de almidón resistente para estimular el crecimiento de Faecalibacterium.
  • Akkermansia muciniphila: Es la estabilizadora de la capa mucus – estimula la síntesis de las glucoproteínas de la capa de mucus y su degradación. Sintetiza propionato, acetato y oligosacáridos. Induce la neoglucogénesis. En síndromes metabólicos, obesidad, fatiga crónica, fibromialgia, autismo y diabetes tipo 2 está disminuida. Se alimenta de los prebióticos más comunes: fructooligosacáridos inulina, polifenoles y flucoligosacáridos. 
  • Roseburia: Gran productora de butirato. Está disminuida en la enfermedad cardiovascular (lesión aterosclerótica) y en las enfermedades inflamatorias intestinales.

– Microbiota Inmunomoduladora

Son los capitanes generales. Organizan la correcta distribución de los microorganismos a lo largo del intestino. Modulan el sistema inmune local, son por tanto responsables de la tolerancia antigénica. Son responsables de que nuestro sistema inmune pueda diferenciar, por ejemplo, qué es un antígeno, qué es un parásito, qué es alimento, etc. 

Son también responsables del entrenamiento inmunitario de mucosas (GALT), modulan respuestas inmunitarias inespecíficas. Su sustrato son hidratos de carbono y proteínas. Necesita de la microbiota protectora para poder organizarla. Está compuesta por:

  • Enterococcus
    • “Betadine” de la mucosa intestinal.
    • Tolerancia inmunitaria o antigénica.
    • Estimula la producción de IgA, a nivel de mucosa.
    • En todas aquellas patologías ORL (OtorrinoLaringólogas) con “itis” está disminuida.
  • Escherichia Coli
    • Prepara el medio para estabilizar a los microorganismos anaerobios.
    • Es la que tiene un mayor potencial inmunomodulador.
    • Está disminuida en todas aquellas patologías inflamatorias intestinales: enfermedad de Crohn, colon irritable…

– Microbiota Neuroactiva 

Produce GABA (ansiolítico y antidepresivo) que activa el eje cerebro –intestino. Los Receptores GABA también están en las células inmunitarias, inhiben la liberación de citoquinas proinflamatorias. A nivel local (intestino) reducen el dolor visceral. Tienen la capacidad de degradar el almidón resistente (efecto antiinflamatorio). Está conformada por:

  • Lactobacillus plantarum
  • Bifidobacterium adolescentes

– Patógenos facultativos: bacterias proteolíticas, hongos y levaduras.

– Bacterias proteolíticas: Estas lesionan la mucosa intestinal, alcalinizan el medio intestinal y sobrecargan la función hepática. Las principales bacterias serían:

  • E. Coli Biovare
  • Clostridium
  • Proteus, Klebsiella, Pseudomonas

– Hongos y levaduras: Su sustrato principal son los hidratos de carbono. La más común es la cándida albicans. Son diversos factores los que favorecen el desarrollo de la cándida:

  • Disbiosis intestinal
  • Dieta rica en hidratos de carbono
  • Uso/abuso de fármacos
  • Disminución de secreciones digestivas
  • Estrés
  • Patología endocrina; hipotiroidismo, diabetes
  • Embarazo, lactancia, menstruación
  • Metales pesados – mercurio (amalgamas)
  • Quimioterapia, radioterapia

Puede desarrollarse en silencio durante años o producir síntomas clínicos banales:

  • Fatiga
  • Cefaleas
  • Distensión abdominal
  • Dolores musculares / articulares
  • Diarrea / estreñimiento
  • Acidez
  • Molestias vaginales (picores, irritación)

En definitiva, todas estas son las funciones de la microbiota intestinal y los diversos grupos funcionales.  Tienen desde funciones metabólicas, a nutritivas, protectoras, a tróficas. Por ello, es importante cuidar la microbiota intestinal. En El Camino de Tanit, te podemos ayudar a través de nuestro servicio terapéutico integral

 

Septiembre 2021.

Fuente: Dra. Marta González Corró.

 

Suscríbete a nuestra newsletter mensual para que puedas disfrutar de cada artículo. ¡No te pierdas todos nuestros consejos sobre salud y bienestar!

close

Suscríbete a nuestra newsletter mensual para que puedas disfrutar de cada artículo. ¡No te pierdas todos nuestros consejos sobre salud y bienestar!

2 Respuestas

  1. luis
    | Responder

    Este artículo es bien descriptivo de la flora intestinal pero no me dice como se pueden utilizar o evitar esos conocimientos sobre cada problema que se presente.

    • admin
      | Responder

      Muy buenas Luis,

      un placer saludarte por aquí.
      Los artículos que ofrecemos están destinados a aportar comprensión hacia aspectos y sintomatologías que fácilmente podemos encontrar en nuestro día. En algunos de ellos ofrecemos pequeñas ideas para poder ir incorporando. Sin embargo, siempre lo remarcamos: cada persona es única y así el tratamiento debe ser acorde a esa persona. Y es que lo que puede ser lo idóneo teóricamente para un determinado sesgo de personas, puede que para esta en concreto sea totalmente contraproducente pues hay muchos factores a tener en cuenta.
      En caso de que sea necesario, brindamos asesoramiento individual; Medicina Tradicional China, osteopatía craneosacral, gestión emocional, etc.

      Abrazos y feliz día,

      Mónica.

Deja un comentario