¿Qué es la energía Qi?

con No hay comentarios

Los orientales, en la antigüedad, observaban las cosas que veían a lo lejos y las traían cerca: “Hacer grandes las cosas pequeñas y pequeñas las cosas grandes”. La Medicina Tradicional China podríamos decir que es un tratado de cómo vivir la vida, de cómo se plantea el hombre la existencia en este universo. Según ésta, somos energía y en este artículo me gustaría hablaros de ella. En concreto que es la energía Qi y su origen.  

La Medicina Tradicional China se plantea cómo tiene que estar el hombre en este universo, posiblemente por dos razones:

  • Formamos parte de un universo que se caracteriza por la presencia de energía, universo entendido como todo lo que nos rodea y en el que estamos inmersos. Nuestro universo particular, no sólo como universo infinito a nivel celeste.
  • Esa energía se mueve y todos los cambios que podemos observar en el universo que nos rodea dependen de esa energía. El universo se mueve, hay movimiento. Pero el movimiento también está en nuestro interior, en nuestros órganos, en nuestras células. “Lo más grande también está en lo más pequeño”.

A nivel de átomos (núcleo, electrones…), el movimiento se produce porque existe un vacío que es, precisamente, el que permite dicho movimiento. Lo que vemos es sólo un aspecto de esa manifestación.

Según cómo sea el movimiento lo que apreciemos será diferente.

Podemos decir que el hombre es un universo (microuniverso) dentro de otro universo (macrouniverso). El ser humano está conformado por energía que se mueve.

Todo lo que yo veo, todos esos pensamientos, mis emociones, mis ideas, ¿dónde están? Hay una faceta inmaterial en ello, como algo que nos mueve y que no podemos pesar ni medir. Aquí llegamos al concepto oriental de QI (pronunciado sería “Chi”).

Definición del QI

El Qi es eso que no se puede pesar ni medir, que me permite expresarme, esa fuerza (ese movimiento) que no podemos atrapar. Esto es lo que caracteriza precisamente la vida, ese movimiento.

En la tradición hinduista, al Qi lo denominan prana, mientras la tradicional japonesa lo denomina ki. No dejan de ser diferentes palabras para denominar a la energía.

¿Qué es la energía? ¡Todo es energía! Lo que la diferencia es su nivel vibracional o la frecuencia con la que vibra. Si ponemos, por ejemplo el agua, una botella de agua lleva dentro del recipiente agua en su estado líquido, porque los átomos y las moléculas vibran a una frecuencia del estado líquido. Si congelamos esa agua, baja su nivel vibracional y se vuelve más densa. Si por el contrario hervimos el agua de la botella, elevamos el nivel vibracional y se convierte en vapor, volviéndose menos densa.

Contamos con un cuerpo físico al igual que contamos con un cuerpo energético. Habitamos un espacio físico como también habitamos un espacio energético. Nosotros somos energía, nuestro espacio es energía…

Imagínate que cada uno de nosotros somos un estilo de música. Hay a quién le gusta y vibra en la música clásica y hay quién lo hace en la música heavy metal. Ninguna es mejor o peor que otra. Simplemente, son vibraciones y melodías diferentes. De forma que, será más fácil que haya afinidad entre esas personas que vibran en un mismo estilo de música que aquellas que vibran en diferente.

De manera similar ocurre cuando entramos sin ser conscientes a una determinada tienda, viendo que ahí nos encontramos muy a gusto o bien cuando pasamos por delante de alguna otra y nos repele, no nos apetece entrar.

Acaso no te ha pasado nunca estar haciendo a lo mejor cola, girarte porque sentías que alguien te estaba mirando y justamente cruzarte con la mirada de esa persona. O bien también, pensar en alguien y al poco sonar el teléfono llamándote esa persona. Seguramente también te ha sucedido, por ejemplo en el transporte público, que cuando alguien se ha acercado mucho (sin llegar a tocarte) no te sentías cómodo. Todos estos pequeños sucesos son una muestra de la participación de la energía en todos nosotros y en todo momento.

Y es que todo y todos estamos constituidos por energía. Desde un mineral, al agua que bebemos, las plantas, los animales, etc.

Origen del QI

La presencia y manifestación del Qi ha estado presente y se ha manifestado desde los inicios del ser humano. Sin embargo, las primeras manifestaciones escritas en las que se habla de él se remontan al 1122 a. C, año en el que podemos encontrar registro de éste en el Libro del Cambio / las mutaciones (I Ching). En este libro se habla por primera vez sobre qué es la energía QI y sobre la relación entre las tres fuerzas: el cielo, la tierra y el hombre.

Ideograma del QI

Desde la tradición oriental lo que nosotros resumimos en una palabra tiene realmente un significado mucho más profundo. Cada uno de los trazos de un ideograma (imagen convencional o símbolo que representa un ser o una idea, pero no palabras o frases fijas que los signifiquen) tiene un significado concreto. 

Personalmente, considero muy importante el comprender el significado de los ideogramas, pues nos dan muchísima más información de la que nosotros, como occidentales, podemos resumir en una sola palabra. Es por ello que me gustaría compartir con vosotros e ir desarrollando el ideograma asociado a Qi:

Partes del ideograma QI

Está formado por tres partes: 

  • Parte terrestre (lo perfecto, campo de arroz y material)
Lo perfecto
Campo de arroz
  • Puerta/Bisagra
Puerta o bisagra
  • Parte celeste (vapor, cielo, inmaterial)
vapores luminosos
Vapores luminosos

El propio ideograma de Qi  nos indica que es algo material (la sustancia, el arroz) e inmaterial (aire, el vapor del arroz cocinándose) al mismo tiempo. Nos viene a recordar que la energía que anima al ser está conformada por dos naturalezas; una naturaleza celeste y otra naturaleza evolutiva o terrestre, dónde una se comunica con la otra.

En síntesis, la naturaleza de la energía que anima al hombre es perfectamente su evolución, y tiene la doble naturaleza divina o celeste, y humana.

Nosotros somos un microcosmos en un macrocosmos. Somos seres que habitan y están en comunicación con el entorno que nos envuelve, con la naturaleza.

El Qi puede ser tan etéreo e inmaterial como el vapor, y tan denso y material como el arroz. Ello lo podemos comprobar cuando observamos la actitud y el comportamiento del ser humano: vernos que tiene una forma, una consistencia, una expresión, … pero también hay toda una serie de procesos mentales, imaginativos, emocionales, creativos, … 

Como podemos ver, hay un significado mucho más profundo que sólo energía. Y es que vemos que el Qi es una expresión de la fuerza que habita en el universo. En base a cómo esa fuerza se organiza, en base a su movimiento y a su ritmo, obtenemos los seres la vida.

Por último, me gustaría compartir una pequeña reflexión que compartió ya hace ahora unos años uno de mis profesores de Medicina Tradicional China:

“Universo: un verso. Un verso es la expresión más hermosa que existe.

Además, un verso es un verse a sí mismo. Con lo cual podemos descubrir todas las potencialidades que anidan en nosotros y nos hacen fundirnos con las estrellas; poder volver a vivir la realidad bajo la perspectiva del niño, que todo lo consigue con un pensamiento, que tiene un caballo azul cuando quiere, que tiene un elefante rojo cuando sale de la puerta… Él ser ríe porque acaba de hablar con una hada… ¡Y todo ello es verdad! ¡El que miente es el adulto, que no cree en los versos, que no se emociona con la vida, que sólo aspira a… tener lo que quepa en la mano! 

¡¡ UN VERSO BIEN MERECE UNA VIDA!!

Mónica Larruy Carrete – Mayo 2024

Referencias: Tratado de acupuntura y moxibustión – Dr. José Luis Padilla Corral

Dejar un comentario