¿Cómo vencer la inseguridad en uno mismo?

con No hay comentarios

Aferrarse a la seguridad, a la estabilidad que se haya en lo conocido. Ese amarre es el que impide que el barco zarpe y navegue por mares inexplorados. Inseguridad en la vida. Inseguridad en uno. Inseguridad en tomar la decisión acertada, en conseguir dar en el centro de la diana. ¿Y qué hay acaso en ese centro de la diana? ¿Qué ocurre si se da en otra zona de esa diana? ¿No tienen acaso puntos? ¿No suman y cuentan en la cuenta única, individual y personal de cada uno?

Suman PERO… SIEMPRE hay un pero o unos cuantos. SIEMPRE hay algo mejor: una mayor felicidad cuando cambie de mi actual trabajo, un éxito asegurado por haber hecho lo que no se llegó a hacer pero sabía que tenía que haber hecho, un/a compañer@ más inteligente y más guap@ que yo, etc. Como si se tratará de una insatisfacción constante que debemos afrontar.

¿Buscamos aquello que no tenemos? ¿Aquello que anhelamos? Si observo hacia afuera voy a tener ocasión de ver casas de todas las formas y colores. Sin embargo, la condición humana, en un alto porcentaje, ve aquello que quiere ver. Y casualmente, ve aquello que considera como una casa más grande, una casa más nueva, una casa “mejor”…

Sin embargo, ¿dónde quedan aquellas casas más pequeñas, aquellas en obras o incluso medio derruidas o sin pintar? ¿No son acaso casas? Los ojos tienen el filtro de la grandeza, hacer zoom de todo aquello que establezca como condición número 1 de ser mejor que mi casa. ¿Y si cambiamos la visión? ¿Por qué no comenzar a ver la casa en la que uno habita?

Esta palabra casa no ha caído aquí por casualidad. Esa casa eres TÚ. ¿Cómo habitas en ti? ¿Cómo te decoras por fuera y tanto o más por dentro? ¿Cómo te saludas? ¿Cómo te ves? ¿Cómo te sientes? ¿Cómo te recibes cada vez que recuerdas que tienes un hogar propio y vuelves a él para cobijarte o simplemente para darte un tiempo y un silencio?

Todo lo que en esta casa descubras te mostrará piezas que hay en ti. Sin embargo, no existen piezas pegadas con super ultra mega pegamento. Todas las piezas son móviles, reversibles, modificables, y pintables, tal y como tú desees. Puedes cambiarlas tantas veces como quieras. Tienes la fortuna de no contar sólo con 30 días para devolverla a la tienda. No funciona así. Aquí no hay límites de tiempo. Es como TÚ quieras que sea.

Por tanto, si puedo hacer lo que yo quiera con estas piezas que me conforman. ¿Para qué recorrer infinitos lugares buscando aquello que creo no tener? ¿Por qué enfocar con luz fluorescente aquello que anhelo de mi compañer@? ¿Por qué no darle la forma que yo quiero a MIS piezas?

La inseguridad en uno reside, en muchas ocasiones, por no ponernos “las gafas para ver de cerca”, y así,  ser capaces de apreciar y ampliar todas las piezas (cualidades, virtudes, sentimientos, etc.) que habitan en el interior de cada uno. No olvidemos que la inseguridad se puede vencer aplicando una buena gestión de las emociones. En el Camino de Tanit disponemos de un servicio de terapias y talleres destinado a ello.

Ahora piensa, ¿cuánto tiempo y energía se invierte a lo largo de la vida en verse en una “casa ajena”? ¡Incuantificable! Si crees, por ejemplo, que hay algo mejor que lo que tienes, que nunca sabrás lo suficiente, o que nunca serás tan bueno, y así sucesivamente; plantéate lo siguiente: ¿qué tienes?, ¿quién eres?, ¿qué es lo que te define como lo que eres? Son preguntas que te lanzo para que reflexiones a lo largo de tu camino en la vida y te ayuden a vencer esa inseguridad. Pues las respuestas que en ellas hayes te traerán de vuelta al único instante de tiempo existente: AHORA. Te traerán de vuelta a una casa conocida: a TI.

No busques aquello que crees no tener, haya en ti TODO lo que tienes y aventúrate a descubrir lo NUEVO en ti. El camino hacia la seguridad se haya dentro:

IN – SEGURIDAD (In = Dentro en inglés). Ello implica que dentro de uno hay seguridad. ¿Qué hay más dentro que TÚ en TÍ?

Mónica Larruy Carrete – Marzo 2019

Dejar un comentario