Historia

A mediados del año 2016, el Camino de Tanit, abre sus puertas en el corazón del barrio de Gracia (Calle de la Perla, 30 – Barcelona); fundado por mí, Mónica Larruy.

Nuestro Centro de Bienestar, surge a partir de una vivencia personal, donde descubrí que todo acontecimiento en nuestra vida, tiene un por qué y un para qué; y que todas las respuestas las conoce perfectamente nuestro corazón.

Lo cierto es que muchas veces, no nos gusta la etapa o proceso por el que estamos atravesando; y hasta nos preguntamos ¿Por qué me pasa esto a mí?, o bien no sabemos o no nos permitimos estar en plenitud y armonía. De ahí el sentir que cada uno, debe reconectarse con su motor, su propio, único y maravilloso ser; dirigido por el gran maestro corazón.

He comprendido y experimentado, que para llegar a verse; es más sencillo si contamos con herramientas que nos hagan de espejo.

El propósito del centro, es la de ofrecer un espacio, en la que cada uno que lo desea, pueda venir a disfrutar de su proceso de re-conocimiento, disfrutando y compartiendo el camino.

De ahí parte el propósito de crear este Centro de Bienestar, donde ofrecer esas herramientas, basadas en tratamientos y actividades, que vayan de la mano en equipo y en pro del beneficio del individuo, disfrutando siempre de ello.

Estarán dirigidas por nuestros colaboradores, ellos son especialistas arte-sanos. Necesites o no una mano, deseamos ser tu apoyo; para que juntos, transitemos tus momentos y así, enseñarte a seguir por tus propios medios, cuando sientas que estás preparado para avanzar por ti mismo.

 

"Nada surge al azar, sino de las fuentes más profundas".

La idea se plasmó, con la intención de abrir el Centro de Bienestar en los próximos 5 años; pero los caprichos de un comentario "casual", hizo que todo fuese tomando forma, sin apenas ser consciente.

Con ideas incesantes que brotaban de mi interior, cogí el mundo por montera y decidí ir dándole forma. A unas velocidades ciertamente asombrosas, todo fue encajando de manera muy natural; y desde aquí aprovecho para agradecer a todas las personas que aparecieron, y aparecen a lo largo de este proceso, pues es maravilloso compartir con ellas, este proyecto y filosofía de comprensión de la vida.